Las aventuras y desventuras de un tendero enjundioso y cabal, Volumen I.

Las aventuras y desventuras de un tendero enjundioso y cabal, Volumen I.
27 abril 2018 BAHNHOF

Lo que me ha sucedido esta mañana, ficcionado a medias:

 

Mientras miro ensimismado una musaraña que desafía las leyes de la física tradicional, entra un tipo con muy mal aspecto. Sudoroso, pálido, los ojos inyectados en sangre, salivando una especie de viscosidad de color blancuzco, horribles y enormes verrugas de más de 5cm cubren su rostro y gran parte de sus tres manos… el tipo está francamente mal.

Es en el momento en el que balbucea unas palabras, cuando reconozco a mi amigo.

 

—¡Harry!

 

 «No perdáis detalle a partir de ahora, y fijaros bien en el jarrón de opalina que está sobre la mesita de noche, esa será la clave» 

 

—Víctooor, ayuuda por favoorrr…  —le cuesta hablar, lo hace con dificultad, su voz suena diferente.  Harry se está transformando en un Zombi delante de mis narices, ¡en BAHNHOF!

 

Al instante entra una morena de pechos exultantes con un ‘Blaster DL-44’, el mismo que utilizaba ‘Han Solo’ en sus aventuras siderales. Nos gustan las chicas de pechos jubilosos.

 

—¡No te acerques a él, está infectado!  —Grita la pelirroja de piernas infinitas.

 

Es cierto, su color de pelo cambia en función de mi circunstancia, son las ventajas de estar al mando de la narración, de hecho, pienso volver a hacerlo con el nombre del ‘Zombi friend’.

 

—¡Pero que le sucede a Jack!  —¿Veis? Ya os avisé  

 

—Sencillo Víctor, lleva puesto un polo imitación ‘Primark’ comprado a través de ‘Aliexpress’ , ya no es el Harry o Jack que conociste, esos tejidos de procedencias desconocidas le están cambiando, ¡está mutando! Hay que acabar con su agonía…

 

—¡Que bruta! Como diablos podría matar a mi amigo, ¿preciosa loca de pechos turgentes? Sé más razonable mujer, no todo va a ser acribillar a tiros al personal, digo yo.

 

—¡Estás pirado o que te pasa!, ¡Quítale ese polo por Dios! No pierdas tiempo, ponle uno de los tuyos, ese es el único antídoto, ¡Bahnhof es la salvación!

 

 


 

 

Y así termina el relato, le cambiamos el polo del dolor por uno de plantas carnívoras de ‘Tiwel’ click aquí, me dejó disparar con su ‘Blaster DL-44’ a un par de insignificantes transeúntes manicojos, y mi agradecido cliente se marchó con ‘Jessica Rabbit’ mientras yo me quedé con mi musaraña.

 

Me encanta salvar al mundo, pero… ¿A mi quién me paga el polo?

 

God Save The Imaginería.

V.B.

Comments (0)

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*