MI CESTA

Pocas cosas llevas en la cesta para lo que te gusta mi tienda...

Gracias por comprar en Bahnhof

Freddy krueger - 1958 Cadillac

49,00

JADA TOYS nos regala esta maravillosa pieza del ‘Cadillac protagonista de un clásico del terror de los 80, ‘Pesadilla en Elm Street’ con el maravilloso y adorable Fredy Krugger. Este modelo a escala 1:24 mide 22 cm. de largo.

Se abre el capó delantero del motor, y está muy conseguido el detalle parcial de la pieza. Las puertas también se abren, así como el portón del maletero.

La figura de metal del terrorífico Fredy Krueger, custodio y señor de nuestras peores pesadillas, va incluida en el «diorama». También incluye a la bella y aterrorizada ‘Nancy Thommson’ sentada en el sillón del copiloto

¿Quién no conoce la saga de PESADILLA EN ELM STREET?

Pecado capital si no has visto, por lo menos la primera de todas. Hasta la tercera, tienen un pase…, después  la saga degenera significativamente. Pero Fredy siempre es reclamo suficiente para tenerlo presente en nuestros sueños :)

EL PROYECTO

Leer sobre un proyecto ajeno resulta siempre algo aburrido, lo sabemos. Así que explayarme sobre las bondades y maravillas que esconde un espacio tan único y especial como Bahnhof (os la estoy colando así de soslayo), sería repetir lo que todo hijo de vecino hace cuando se trata de explicar en qué consiste su historia particular. Si hay padres o madres que estén leyendo este texto, bien estructurado en cuanto a forma pero pretencioso en cuanto a fondo, entenderán a la perfección el símil con el orgullo del padre que insiste una y otra vez sobre los encantos de sus retoños.

¡Y qué voy a hacer yo si soy el hacedor de BAHNHOF, padre y madre en uno!

Lo único que cabe destacar, a lo que sí haré alusión, es a su naturaleza en continuó crecimiento. Este es un proyecto incompleto, quizás suene extraño dicho por el que lo imagina, pero no es complicada su explicación.

BAHNHOF continúa desde hace más de 17 años en permanente evolución, de hecho, si en algún momento dejara de estarlo, sería la evidencia de su final, la evolución habría concluido y el reto desaparecería. No obstante, es algo que concibo imposible hoy por hoy.

Un lugar muy personal con una impronta única e inmutable, con su universo físico en la capital del cierzo, y conducido por un licántropo inmortal que decidió nacer en Betanzos al abrigo de la Balanza y acompañado por el Centauro.

 

Victor Bahnhof